challas al detalle Misterios

A esas producciones se sumaban las de Más allá los Andes, prolíficos creadores de filmes musicales y de sexo o pícaros, como se les llamaba. Con el atractivo musical, los cantantes de la época se llevaban las mayores concurrencias: Raphael, Sandro, Angélica María, Leonardo Favio, Joan Manuel Serrat, Palito Ortega y otros. Por su lado, Grease y Tiburón eran exhibidas en el Teatro Serrano. La competencia existía, aunque había un día en que Cuadro inútil competir, correcto a un tercer contrincante: Mario Kreutzberger y Sábados Gigantes, el software televisivo más popular de ese momento. El impulso dramatúrgico de Eduardo Mallea Desde inicios de los primaveras setenta, un profesor normalista de Melipilla comenzó a tener una figuración pública por su interés en el incremento del deporte Particular y una eventual subsede de Melipilla de unos Juegos Panamericanos que, finalmente, no se efectuaron en Pimiento. Profesor del Colegio Alonso de Ercilla y luego director del mismo establecimiento, fue un protagonista en la decorado artística y cultural de la ciudad, gestionando por su cuenta una permanente dietario de espectáculos y actividades como nunca antaño se había conseguido. Nacido en 1936 y formado en las escuelas N 31 y N 1 de la ciudad, Eduardo Mallea Llanos fue un hijo de la educación pública, lo que corroboró con sus estudios en la Escuela Corriente José Abelardo Núñez, donde obtuvo el título de profesor en 1958, dedicándose por firme a la docencia y buscando en forma decidida ser un activo miembro de la sociedad

31 dos personas, fue impedido de ingresar gratis al recinto. Enfurecido, las emprendió con su heroína sobre la garita que funcionaba como boletería, en presencia de lo cual salió desde su interior el administrador del Específico con una pistola que no alcanzó a percutar, porque el caballo se abalanzó contra su humanidad. El resultado fue un forcejeo que gatilló el disparo de una bala. Para suerte de todos los contendores que fueron a parar al cuartel de policía, no hubo heridos. Entre 45 minutos y una hora duraban las proyecciones habituales del Teatro Melipilla, cuya delegación estaba clara y allá de sucesos como los del prepotente espectador. Para La Patria, ésta radicaba en ilustrar y divertir culturalmente. Justamente estas tomas, muy propias de las primeras que exhibieron los hermanos Lumière se sucedían, pero se repetían constantemente, cansando al público que seguía asistiendo y haciendo percibir capital a empresarios foráneos. El flujo de caja alertó a los melipillanos, que conformaron una sociedad para ser asimismo parte de la nueva industria. Triunfadorí comenzaron con funciones en 1912 en el recinto del Apolo, pero conservando el nombre de Teatro Melipilla. El encargado de resistir Delante la iniciativa fue Alfredo Castro, bombero y comerciante de la ciudad que arregló la estructura de ladrillos y concreto de calle Valdés. Con un recinto sólido y amplio, el Melipilla acogió actos a beneficio de Bomberos, reuniendo a 360 personas que dejaban sumas falta despreciables y que le permitió, por fin, construir un escenario. Con estos cambios, la ciudad sintió que tenía un teatro: espléndidamente instalado ha quedado el teatro en su nuevo Circunscrito. Los palcos, la platea, el anfiteatro y la Salón dan más comodidad y seguridad que el local antiguo. Su aspecto interno es el de una sala de espectáculos admisiblemente condicionada que deja buena impresión 93.

40 el rumor llegó al cura del pueblo, Ramón Merino, quien corrió para que Vizcaya cancelara la función. La solicitud fue rechazada de plano por el administrador del Particular quien le dijo que Cuadro para mayores. Para tirria del clérigo, la película se exhibió con satisfecho total y el prelado lanzó todos sus dardos, desde la prensa y su púlpito. Merino acusó duramente a Vizcaya de negociar con la inmoralidad al exhibir en el teatro películas contrarias a las buenas costumbres y la pudoroso. Indignado, el administrador respondió en una carta abierta: No negocio con la inmoralidad Sr. Cura, como siquiera negocio con la relijión (...) Por qué no me acusó Ud. de negociar con la relijión, cuando exhibí María Magdalena? Por qué no acusa Ud. a los Papas, que mandaron pintar los frescos admirables de la Capilla Sixtina, que como todo el mundo sabe, son los desnudos más bellos que hay en el mundo? 117. No importaba lo que dijera. El presente y futuro inmediato de Vizcaya se habían nublado. Cruzarse con la autoridad eclesiástica de la ciudad, en un animación donde casi la totalidad de la población era católica y el Estado aún no estaba oficialmente separado de la Iglesia, era inmolarse. Y aunque se mantuvo un equivalente de meses proyectando cinema con ídolos de la época como George Walsh, Vizcaya dejó la Despacho. Con este triunfo, Merino había hato la segunda batalla de su conflicto particular. La primera había sido ser individuo de los creadores de El Labrador, que con los primaveras se convertiría en un gran inquisidor, 117 La Nación, 27 de febrero de promotor de los sindicatos blancos 118, las asociaciones católicas ultramontanas, hostigador de la Confederación Obrera de Ají y muy amigo de los dueños de las haciendas.

132 pacios para desarrollar el teatro. Seguí golpeando puertas, pero con los cambios tibios, siguió todo tibio. En el mismo sentido, para Enrique Valdés, singular de los jóvenes que desde la resistor cultural había trabajado a escala Circunscrito por el retorno a la democracia, con el Centro Cultural y Corro Pehuén, todo se empantanó en un status quo que abandonó a lo artístico-cultural. Tuvimos que irnos para la casa, nuestra última tocata fue en una paseo al sur. Acá de Dirigente quedó Jaime Jiménez y no fuimos ni agarrados para el hueveo. Se le asignaron unos fondos a la cueca, y nosotros teníamos un proyecto que no estaba en la vistazo de ellos, fue demasiado serio, con teatro, pintura, literatura, educación, y no se abrieron las puertas como pensábamos. Aylwin estaba preocupado de otros temas que eran prioritarios con esta transición de mierda que no sabíamos si seguíamos en dictadura disfrazada o no. En este entorno, donde no había ninguna coordinación municipal por el ampliación cultural, fueron las iniciativas particulares las que tuvieron impacto en la comunidad. La Parroquia Santo José Trabajador 285 de El Llanura, siguió montando año tras año la obra que recreaba la pasión, crimen y resurrección de Jesús; Eduardo Mallea desplegó al interior del Colegio Melipilla talleres de teatro y la celebración de un Festival de Bandas y Fanfarrias, con agrupaciones de Ají y el extranjero; y un damisela Juan Mouras, titulado como intérprete musical en la Universidad de Pimiento, se asentó en Melipilla e inició, próximo a la tribu Miric, compuesta por artistas, pintores y músicos, la Camerata 285 Luego emplazamiento Santa Teresa de Los Andes. de Estudios Musicales. En lugares como La Casona, la Catedral de Melipilla, y otras parroquias católicas y mormonas, se realizaron conciertos de guitarra clásica, violoncello y piano que contaron con figuras de primer nivel nacional, como la soprano Gabriela Lehman 286.

En virtud de lo precedente, las técnicas más adecuadas para un tipo de Descomposición en este nivel microsociológico de las prácticas y sentidos de los grupos sociales son las relacionadas con la etnografía. Sobre este último aspecto se retornará más adelante. En el apartado previo se mencionaron una serie de posibles causas del decadencia de los teatros, las cuales podrían sobrevenir 20 Laclau, Ernesto, Ruptura Populista y Discurso en Labastida, J. & Del Campo, M. (eds.), Hegemonía y Alternativas Políticas, México: Siglo XXI, El concepto de discurso es entendido acá como un metarrelato, es opinar, como una idea que va inscrita en toda praxis o acción social. 22 Howarth, David, Applying Discourse Theory: the Method of Articulation en Howarth, D. & Torfing, J. (eds.), Discourse Theory in European Politics. Identity, Policy and Governance, Basingstoke, Hampshire; New York, Palgrave Macmillan, Hermenéutica es entendida como la corriente filosófica que se ocupa de la interpretación, pero a la momento como un método de Disección y observación particular de la realidad, en que el intérprete co-crea el texto u objeto interpretado, produciendo, en consecuencia, un desarraigo entre el autor y su discurso llamativo. Es clave, en este sentido, conocer la Teoría de la Interpretación de Ricoeur. Al respecto: Ricoeur, Paul, La Teoría de la Interpretación. Discurso y Excedente de Sentido, sexta edición, México, Siglo XXI Editores, Desde luego incluso Gadamer proporciona aspectos claves en la labor hermenéutica, como son, por ejemplo, la noción de que todo individuo está inmerso en una tradición histórica particular, desde la cual observa el mundo, lo que equivale a los denominados prejuicios del observador, pero no deben entenderse en un sentido peyorativo, sino como una condición para la interpretación. Campeóní, estudiar la obra de Gadamer implica comprender esta noción luego delineada del intención de la historia sobre el individuo, todavía denominada historia efectual (Wirkungsgeschichte) y la fusión de los horizontes de sentido el del lector y el del autor : Gadamer, Hans-Georg, Verdad y Método, vol. I, octava publicación, Salamanca, España, Ediciones Sígueme, 1999, pp

30 Con el gran pantalla todo andaba acertadamente en el Teatro Apolo, aunque la comunidad melipillana comenzó con los cuestionamientos. La razón Bancal que no aparecían en cartelera los espectáculos de zarzuela o teatro que tanto se anhelaban. El publicidad se hizo virulento para el centenario, porque la comunidad no obstante estaba harta de que los fuegos artificiales fueran el gran momento de todos los festejos 91 y querían teatro. Pero esto no sucedía. Lo que había era cine con funciones para escolares y notorio en Militar, tan Caudillo que a él acudía no solamente la élite, sino asimismo las clases populares. El negocio debía subsistir y para quienes no sabían adivinar ni escribir, lo mejor Bancal el cinema. Las letras eran pocas, los paisajes muchos y la emoción cada vez mayor. Por supuesto, estos espacios no iban a instaurar una igualdad social que extra muros no existía, por lo que la Sucursal del Apolo decidió realizar la primera modificación que consistió en hacer una separación, dejando a un lado la Museo y al otro la platea. Así, por un flanco los más pudientes y otros en aposentaduríTriunfador más baratas, vieron en noviembre el gran estreno de 1910: La Pasión de Nuestro Señor Jesús. Teatro Melipilla, la función debe continuar Tanto el Royal como el Apolo fueron instancias iniciales, propias de un camino que se hacía sin tener la experiencia ni el 91 Los fuegos de artificio eran de tal importancia en las celebraciones, que el diario Específico especificaba en los díFigura previos el aplicación de dispersión, detallando sus nombres de excentricidad, las detonaciones, en qué orden aparecían y que figuras se formaban.

8 Mayco y los suyos lo persiguieron, siguiendo las huellas de los hechos vandálicos cometidos por ellos. En el camino se unieron con los Asuanqaris quienes aún fueron atacados y ambos, Mayco y asuanqaris, los persiguieron, cruzando el nudo de Vilcanota. Penetraron en la quebrada del Cuzco y los encontraron, ajustado cuando estaban atacando a los tranquilos habitantes de Huantalay. Se produjo la lucha y los chunchos fueron vencidos. Acto seguido, los vencedores fueron agasajados por los lugareños y las tres tribus hicieron pacto de amistad. Adentro de este pacto, eligieron al más capaz, a Mayco como superior, quien se estableció en el Cuzco. De aquel pacto de amistad, nació la caída de los Chunchos, más tarde, imperio Inca.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

El 6 de octubre apareció muerto en el río Rapel. Al respecto, contrástense las siguientes fuentes: Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, Mensaje de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Tomo I, barriguita I, 1996; y el Sitio de Núñez, María Galantería Núñez, quien ejercía como su secretaria, todavía permaneció detenida y fue sometida a torturas durante tres meses a manos de los máximos verdugos de Tejas Verdes, entre ellos su jerarca, Manuel Contreras 229. La Radiodifusión se apagó un poco, no transmitía, porque su dueño estaba igualmente en Tejas Verdes por algunos díVencedor, hasta que fue liberado. Figuraí como él, la señal radial y el cinematógrafo demoraron poco en volver a su actividad. El clan Massoud apoyaba a su hermano José, que no se encontraba muy acertadamente. Estrellaían hacerlo. Una tiempo al mes los hermanos se juntaban para ver qué problemas tenían y cómo podían solucionarlos. Pero allá de irse cuesta abajo, el Palace mantuvo hasta inicios de los ochentas una alta concurrencia de notorio a las funciones de cinema y sus espectáculos, y logró una relación de muy buena amistad con las autoridades locales del período y las fuerzas vivas de la ciudad. Por otro ala, el Serrano aún siguió vivo. Sottolichio no cerró sus salas de espectáculos en Santiago y menos lo iba a hacer en Melipilla. Me conozco las cien patas del minino y sé cómo sustentar un teatro. Para el año 73, por ejemplo, cuando se produjo el pronunciamiento militar y había toque de queda a las seis de la tarde, yo igual hacía una función de matiné y tenía divulgado 230 memoraría primaveras más tarde el inventor del Picaresque chileno. No obstante, el Serrano perviviría solamente como un cinematógrafo con una buena cartelera y con algunas Web del Software de Derechos Humanos del Tarea del Interior, apto en: (revisado en: diciembre de 2011). 229 Sitio Web del Widget de Derechos Humanos del Empleo del Interior, adecuado en: (revisado en: diciembre de 2011). 230 Mouat, Francisco, Chilenos de raza, Santiago de Ají, Aguilar, 2004, p

) Historia de América Latina, Tomo 12: Política y Sociedad desde 1930, Barcelona, Crítica Grijalbo Mondari, 1997, pp Sobre el rebelión de Culiprán en 1965 véase asimismo: Céspedes, Rubén, Historia General de Culiprán: , Santiago de Chile, Ediciones Manifiesto, Sin bloqueo, estimamos que la data que proporciona Peña, de febrero de 1965, no es precisa, sin embargo que el levantamiento ocurrió el 18 de octubre de geniosa logística para comprender conocido: los viernes de moda. Dedicado a las niñCampeón de la sociedad de Melipilla 114, los viernes de moda buscaban atraer a este sector etário con cintas especiales para ellas y un premio: aparecer en la pantalla del séptimo arte en las funciones venideras. Para participar, debían inscribirse en el mismo teatro, anotar sus nombres y tomarse una foto. Por votación de los asistentes en cupones que les eran entregados, se dirimía a la ganadora cuya Cara sería proyectada en el ecran 115 del Teatro Colón. Y las señoritas asistían, al igual que los mayores, encantando a la sociedad melipillana con la Dorso del recinto de calle Valdés, que bajo la administración de José Vizcaya presentó en los primeros meses un nuevo escenario y, sobre él, a la cantante y danzarina Paquita Sevilla. En la pantalla, cintas francesas, italianas y estadounidenses, con historias de cowboys y aventuras como Veinte Mil Leguas de Delirio Submarino copaban Salón y platea. Todas las películas seguían con el viejo formato de publicidad anunciando a cada una de ellas como la edén del gran pantalla y las mejores del mundo. Incluso una que le costaría el negocio a Vizcaya, emplazamiento El Triunfo de Beldad, se promocionó durante un mes bajo el eslogan de la gran cinta de desnudos artísticos 116. El filme retrataba la historia de Venus con un escultor, mostrando actrices desnudas sacadas de una entidad de bailoteo. Para prevenir problemas se restringió la presencia a menores de edad, pero esto sucedió en el Melipilla de 1921 y 114 La País, 3 de febrero de En francés quiere opinar pantalla, y se usaría con los primaveras para denominar el telón donde se proyectaban las películas y para nombrar a la revista más importante que existió en Chile sobre el gran pantalla y la industria cinematográfica, que circuló entre 1930 y La Patria, 20 de febrero de

7 Al considerar al teatro con un protagonismo central a la hora de marcar el crecimiento cultural en Caudillo, y de ser un factor preponderante a la hora de conformar social y urbanamente las ciudades, la inquietud que emerge es por qué actualmente en día no existe ningún teatro en Melipilla. De modo que este planteamiento se esmera en esclarecer las causas que provocaron la caída y desaparición de los teatros en cuanto espacios sociales primordiales en la ciudad. Para atinar respuesta a esta entre aqui interrogante, se entenderá a los teatros bajo cuatro dimensiones que se entrecruzan a través de su devenir histórico: a) espacios de apreciación artística; b) requisito de urbanidad moderna; c) eje de la industria artísticocultural; y d) espacios de socialización 3. Los teatros en Pimiento Los teatros comenzaron a construirse en Chile a mediados del siglo XIX aunque proliferando durante la primera centro del siglo XX 4 tanto como una respuesta de la sociedad chilena a la mayoría de antigüedad que tenía el país, como a la efectiva popularidad de óperas, operetas y de presentaciones teatrales 5, las Américas, 2005, p El concepto de socialización es entendido acá según la formulación clásica de Simmel. La socialización es un proceso que está a la pulvínulo de la distinción entre contenido y forma de la existencia social, siendo particularmente la forma concreta que adquieren los vínculos sociales. Por contraparte, el contenido para Simmel es la individualidad misma, estos son los impulsos, los propósitos, los contenidos e intereses individuales, que no son sociales, sino individuales, que motivan las formas sociales, que modelan las formas específicas de socialización. Al respecto: Wolff, Kurt (trans. y ed.), The Sociology of George, Simmel. Glencoe, IL, Free Press, 1950, pp. 40 y ss. 4 Op. cit. González & Rolle, p Piña, Juan Andrés, Historia del teatro en Chile , Santiago de Chile, RIL Editores, 2009, p. 39. que, en tiempos en que los soportes tecnológicos estaban aún ausentes, sustentaban su difusión en gran medida en la puesta en escena 6.

76 no estaba destapado para la naciente expresión artística local, sí lo estaba para alojar con más periodicidad que sus anteriores a sonados espectáculos santiaguinos. Moser y Maucher lo sabían. Sólo en 1952 acogieron a Malú Gatica, por ese entonces máxima estrella del gran pantalla Doméstico, que con su voz y acompañada de guitarristas encandiló a los melipillanos. La mayor figura femenina en la historia del cinematógrafo Doméstico, había filmado 13 películas entre Ají y México, y dos en el mismísimo Hollywood. Declarante presencial de la recaudación del circuito, dada su condición de boletero, Contreras no Observancia dudas sobre aquellos díVencedor: Con las películas se llenaba siempre. Los días sábado y domingo sobretodo. Como yo trabajaba en la boletería me hice de hartos amigos. Aquí en Melipilla los ricachones eran muy amigos. Los Suárez, que eran cabros, me mandaban a reservar las entradas que eran numeradas, las plateas. Entonces ahí yo tenía mi trabajo de guardarle los mejores asientos. Cuadro bonita entretención el teatro y no había mucho más. Estaba el teatro y las quintas de bailete, que habían dos nomás. En esa época estaba la casa de campo El Sauce y El Radical, ahí había música, se bailaba toda la Perplejidad. Sin mayores entretenciones y con nuevos éxitos en una radiofonía cada momento más expansiva en términos de estaciones y de aparatos circulando, los eventos que traían a las figuras radiales literalmente reventaban el Serrano. En 1952, Maruja Ravanal, la actriz y cantante melipillana fue responsable de un festival humorístico y musical donde figuraban Hilda Sour, Arturo Gatica, Paraíso Montes, el Trío Monterrey, Elena Atezado, los cómicos Manolo González, Juan Jones, Ricardo Azúa, el Dúo Rey Silva, Shenda Román, Magali del Río, Marta Pizarro, Pepe Olivares, Guido Orellana, Lucho Gatica, Gaby Ramos, Gabriel Araya, Carlos Corci, Olga Villanueva, Mario Aguilera, los cuales para la época eran la crème de los artistas de radio.

Y en esa representación se embarcaron, encontrando un sinfín de problemas y atrasos, hasta que finalmente el mes de enero de 1930 el Ministerio del Interior aprobó un empréstito para la construcción del teatro. Una vez comunicada la aprobación sobrevino la pregunta de si Melipilla sería capaz de cuidar un teatro. Y en esa controversia las posiciones se dividieron. Finalmente, se impuso la que desdeñaba la iniciativa por creer que sería solamente un desembolso de caudal, sin originar beneficio monetario alguno para el municipio. Desde esta posición, la mejor opción Bancal que un empresario construyera un teatro. La opinión de la ciudad está pendiente de lo que se resolverá con respecto a la inversión de los fondos del empréstito. Hemos oreja algunas opiniones que no dejan de ser sensatas y dignas de estudios. Entre ellas, más de singular propone dejar sin intención el empréstito que será una carga pesada para la ciudad 137. Un mes después, bajo el seudónimo de Ex Conde de Manso, un columnista no ponía en duda la pobreza de un teatro, pero daba sus argumentos para la negativa. Hacer un teatro costoso, con más de la centro del empréstito, es insensato, como dicen que se pretende. Nadie pone en duda tampoco que las municipalidades son pésimas administradoras, no nos referimos a la época contemporáneo, pero hay que escudarse para el porvenir y podemos consolidar que no ha habido teatro municipal en Ají que haya sido una fuente de entradas sino una fuente de deudas y abusos El Labrador, 25 de septiembre de El Labrador, 25 de septiembre de El Labrador, 16 de octubre de

66 Tal Bancal la magnitud de la idolatría con Del Carril que la publicidad debía poner énfasis en un aspecto imprescindible: no se trataba de un disimulo. Desempeñarseá en persona en el escenario del Teatro Serrano decía claramente el anuncio para el viernes 8 de agosto de 1947, sobre un cantante a quien durante los abriles treinta se le sindicó como el sucesor de Carlos Gardel y que para Melipilla parecía un delirio tenerlo en su centro cívico. A la entrevista del argentino le sucedió otra figura del cinematógrafo y la canción en el continente: Mapy Cortes. Figura, actriz y cantante, la portorriqueña recorrió el mundo gracias a sus filmaciones en México, Argentina, Cuba, y España, donde sería dirigida por Luis Buñuel. A su aparición a Melipilla traía en su historial 18 películas, una Comparsa, tres comediantes mexicanos que sucedían a su presentación y una éxito que, con musicales como La Corte del Faraón (1943) y La Pícara Susana (1944), la ponían en lo más stop del espectáculo latino. Fuera de las estrellas a escalera internacional, ésta sería una período en que compañíFigura de teatro procedentes de Santiago asistirían con regularidad, lo que obedecía a un interés estatal y a lógicas comerciales, adecuado a la resistente competencia que enfrentaba el teatro con el gran pantalla sonoro en Santiago. Como consecuencia, los elencos salieron de giras por ciudades y provincias, permitiendo a localidades pequeñCampeón descubrir el trabajo de artistas capitalinos y el ataque a una manifestación del arte con rasgos crecientes de consolidación Doméstico. En este sentido, la ciudad de Melipilla fue afortunada al aceptar figuras como la de Alejandro Flores. Considerado el primer y máximo representante del teatro profesional en la historia de Pimiento 175, realizó asimismo una destacada carrera en Argentina y se abocó después a recorrer incansablemente el país con sus montajes. En 1945 se presentó junto a la actriz de origen castellano afincada en Argentina, Eloísa Cañizares, poniendo en decorado la obra Celos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *